CORRECTO LAVADO DE MANOS

¿Cuándo fue la última vez que pensaste cómo lavarte las manos? Lo has hecho toda tu vida pero ¿conoces cuál es realmente la manera correcta de hacerlo?

Entre los beneficios del lavado de mano se encuentran:

1. Reducir casi a la mitad la incidencia de la diarrea.

2. Disminuir la tasa de infecciones respiratorias.

3. Minimizar la incidencia de enfermedades cutáneas, de infecciones a los ojos como tracoma y de infecciones intestinales parasitarias como ascariasis y trichuriasis. Estas complicaciones son causadas por la flora microbiana transitoria de la que contamina las manos por el contacto con los objetos cotidianos, secreciones y material fecal. Entre estos microorganismos patógenos se pueden mencionar a Escherichia coli, Salmonella spp., Shigella spp., Clostridium perfringens, Giardia lamblia, huevos de Taenia, Norovirus, virus de la hepatitis A, entre otros.


Correcta técnica de lavado de manos:

1. Moja tus manos con agua tibia.
2. Aplica una pequeña cantidad de jabón.
3. Frota las palmas de sus manos (lejos del agua).
4. Frota tus dedos y los pulgares.
5. Frota las uñas en las palmas de tu mano.
6. Frota la parte posterior de cada mano .
7. Enjuaga con agua limpia .
8. Seca con una toalla limpia o con papel.

Lavarse las manos con agua y jabón es la mejor forma de eliminar los microbios en la mayoría de las situaciones. Si no dispone inmediatamente de agua y jabón, puede usar un desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol. Los mismos pueden reducir rápidamente la cantidad de microbios en muchas situaciones, pero hay que tener en cuenta que los desinfectantes NO eliminan todos los tipos de microbio, por ende los desinfectantes NO reemplazan el correcto lavado de manos.